YT Peak - шаблон joomla Joomla

LH- San Juan Gabriel Perboyre 11 sept

perboyre once sep lh

Día 11 de Septiembre

SAN JUAN GABRIEL PERBOYRE, sacerdote y mártir.

Memoria

            Nació en Montgesty (Francia) el 5 de enero de 1802. Se ordenó sacerdote el 23 de septiembre de 1826. Se le encomendó la dirección de Seminario Interno de la Congregación de la Misión, pero él ansiaba ir a las misiones extranjeras. Desembarcó en Macao (China) el 29 de agosto de 1835. Ejerció el ministerio entre los cristianos, pese a los peligros de la persecución. Delatado por uno de sus adeptos, padeció el martirio en Uchanfú (China) el 11 de septiembre de 1840, tras prolongadas torturas. Fue Beatificado el 10 de noviembre de 1889 y canonizado el 2 de junio de 1996.

OFICIO DE LECTURA

Del común de un Mártir o de un Pastor.

SEGUNDA LECTURA

De las “Conferencias Espirituales” de San Juan Gabriel Perboyre

(Cfr. Vie du Jean-Gabriel Perboyre. París 1891, pp. 330, 290-291)

Imitar a Cristo

No hay más que una cosa necesaria, Jesucristo. Meditemos sin cesar este tema, que es inagotable. Nuestro Señor nos dijo: “Yo soy el Camino”, pero ¿qué camino? El camino de la humildad, del amor, de la obediencia, de la penitencia, de la mortificación, de la perfección, de la felicidad, de la gloria. Si queremos ser perfectos, si queremos llegar a la felicidad y gloria celeste, es preciso de todo punto que vayamos por este camino. Pero para no perdernos, necesitamos una antorcha que nos ilumine. Pues bien, él nos servirá de antorcha, puesto que él es la verdad y declara que quien le sigue no anda en tinieblas, sino que tendrá luz de vida.

Necesitamos, además, fuerza para sostenernos en este camino y perseverar en él. Jesús será nuestra fuerza. Él quiso convertirse en alimento dándosenos en la Eucaristía, y de ahí que nos diga: “Yo soy el Camino”. En el crucifijo, el Evangelio y la Eucaristía hallamos cuanto podemos desear, no hay otro Camino, otra Verdad ni otra Vida. A él sólo nos debemos, pues, adherir, a él solo estudiar, a él recurrir una y otra vez.

“No hay más que una cosa necesaria”, nos dice Nuestro Señor en el Evangelio; ¿pero cuál es esta sola y necesaria cosa? Imitarle. No podemos alcanzar la salvación más que conformándonos a Jesucristo. Cuando hayamos muerto no se nos preguntará si hemos sido sabios, si hemos desempeñado cargos distinguidos, si hemos producido una buena impresión en el mundo; se nos preguntará si nos hemos preocupado de comprender a Jesucristo e imitarle. Si Dios no halla en nosotros rasgos que nos asemejen al divino modelo por él propuesto, nos rechazará; pero si nos hacemos semejantes a él, nos admitirá a la gloria: Jesucristo es modelo de los predestinados; los santos del cielo son sólo un reflejo de Jesucristo resucitado y glorioso, como fueron en la tierra un reflejo de Jesucristo que sufría, era humillado y obraba.

Tengamos los ojos siempre fijos en Jesucristo. No nos contentemos con captar uno o dos rasgos de nuestro modelo, sino penetremos en sus sentimientos, apropiémonos todas sus virtudes. Comencemos de nuevo cada día y continuemos sin cansarnos jamás.

RESPONSORIO                                                     2 Cor. 4, 8. 10; 1 Cor. 1,1

R/ Nos aprietan por todos lados; en toda ocasión y por todas partes llevamos en el cuerpo la muerte de Jesús. *Para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo.

V/ Sigan mi ejemplo, como yo sigo el de Cristo. *Para que. 

O bien:

De las “Conferencias Espirituales” de San Vicente de Paúl
(Conferencia de San Vicente, XI, 536, 281-282)

Pronta disposición para el sacrificio

¿Saben qué es lo que pienso cuando oigo hablar de esas necesidades tan lejanas de las misiones extranjeras? Todos hemos oído hablar y sentimos cierto deseo de ir allá; juzgamos felices a todos los demás misioneros que han muerto como hombres apostólicos por la fundación de una nueva Iglesia. Y efectivamente, son felices porque han salvado sus almas al entregarlas por la fe y por la caridad cristiana. Todo esto es muy hermoso, muy santo: todos alaban su celo y su entusiasmo; y ahí se queda todo. 

Miren, padres y hermanos míos, hemos de tener en nuestro interior esta disposición, y hasta este deseo, de sufrir por Dios y por el prójimo, de consumirnos por ellos. ¡Oh, qué dichosos son aquellos a los que Dios les da estas disposiciones y deseos! Sí, padres, es menester que nos pongamos totalmente al servicio de Dios y al servicio de la gente; hemos de entregarnos a Dios para esto, consumirnos por esto, dar nuestras vidas por esto, despojarnos, por así decirlo, para revestirnos de nuevo; al menos, querer estar en esta disposición si aún no estamos en ella; estar dispuestos y preparados para ir y marchar a donde Dios quiera, bien sea a las Indias o a otra parte; en una palabra, exponernos voluntariamente en el servicio del prójimo, para dilatar el imperio de Jesucristo en las almas. Yo mismo, aunque ya soy viejo y de edad, no dejo de tener dentro de mí esta disposición y estoy dispuesto incluso a marchar a las Indias para ganar allí almas para Dios, aunque tenga que morir por el camino o en el barco. Pues ¿qué creen que Dios pide de nosotros? ¿El cuerpo? ¡Ni mucho menos! ¿Qué es lo que pide entonces? Dios pide nuestra buena voluntad, una buena y verdadera disposición para abrazar todas las ocasiones de servirle, aunque sea con peligro de nuestra vida, de tener y avivar en nosotros ese deseo del martirio, que a veces le agrada a Dios lo mismo que si lo hubiéramos sufrido realmente.

¡Oh, qué bien han aprendido esta lección del sufrimiento nuestros hermanos de Varsovia, los padres Desdames y Duperroy! ¡Allí están, en medio de la guerra, de la peste, del hambre, y a pesar de todo tan firmes e inquebrantables! En las cartas que he recibido de ambos (pues me han escrito uno y otro), sólo veo una gran firmeza y una fuerza admirable en estos dos siervos de Dios. Fíjense un poco en esta pobre y miserable Compañía y en la gracia que Dios le ha concedido de que posea tales personas y tales miembros, tan fieles y tan constantes en sufrir por su amor y por amor a los demás. ¡Que su bondad y su misericordia infinita conserve a estos fieles siervos suyos en la Compañía!

RESPONSORIO                                                                             2 Tm. 4, 7-8: Flp. 3, 8.10

R/ He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe. *Ahora me aguarda la corona merecida.

V/ Todo lo estimo pérdida para conocer a Cristo, y la comunión con sus           padecimientos, muriendo su misma muerte. *Ahora me aguarda.

LAUDES

LECTURA BREVE                                                              1 Cor. 13, 4-7

El amor es paciente, afable; no tiene envidia, no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita, no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites.

                                                                    

Benedictus, ant.: Con gran amor ha dado la vida por el Evangelio de salvación; ha abrazado con energía la cruz de Cristo, por eso ha entrado en la gloria de su Señor.

           

VÍSPERAS

LECTURA BREVE                                                              1 Pe. 3, 8-9

Procuren todos tener un mismo pensar y un mismo sentir; con afecto fraternal, con ternura, con humildad. No devuelvan mal por mal o insulto por insulto; al contrario, respondan con una bendición, porque para eso han sido llamados.

Magníficat, ant.: Completo en mi carne lo que le falta a los padecimientos de Cristo a favor de su cuerpo que es la Iglesia; mi gloria se encuentra en su cruz.

ORACIÓN

Señor Dios nuestro, que quisiste esclarecer a tu mártir San Juan Gabriel  Perboyre con los trabajos apostólicos y la participación en la cruz de tu Hijo; haz que, siguiendo sus huellas, nos hagamos partícipes de la pasión de Cristo para que con gozo llevemos a todos la salvación. Por Jesucristo Nuestro Señor.

Posted in Liturgia de las Horas

Tags: Liturgia de las Horas,

 Imprimir  Correo electrónico

También te puede interesar...

ENCUENTRENOS EN:

Siguenos en las siguientes redes sociales, tambien puedes escribirnos tus inquietudes y nos pondremos en contacto lo antes posible.