YT Peak - шаблон joomla Joomla

5 Consejos para ser un buen Vicentino o Vicentina

ser buen vicentino

En Corazón de Paúl, nos gustan los textos cortos, con mensajes claros, por eso compartimos este top 5 de algunas ideas, que consideramos necesarias para cualquier vicentino o vicentina, sea laico, consagrado o católico, la propuesta de evangelización va más allá de nuestros círculos de la Familia Vicentina, la idea es presentar nuestro carisma vicentino como un propuesta actual para todo católico que quiere experimentar en su vida el Evangelio de Cristo que se anuncia a los más pobres y desdichados de nuestra sociedad. Empecemos:

 

1. Todo Vicentino es Cristo céntrico. 

cinco consejos uno

Compartimos la misión del Hijo que fue enviado por el Padre, con la acción del Espíritu Santo, para anunciar a los pobres y excluidos su liberación, para predicar el Reino de amor en medio de los hombres y las mujeres. 

Tener a Cristo en el centro de nuestro apostolado es la clave de todo apostolado y misión, sin Cristo simplemente no hay Iglesia, a quien y por quien predicamos es Nuestro Señor, encarnado en la historia en el vientre de la Santísima Virgen María, y presente en medio de nuestra sociedad en medio de los pobres y excluidos, a quien como vicentinos servimos con una caridad efectiva. 

2. La Caridad no es una “fantochada”

cinco consejos dos

Muchos grupos y movimientos en la Iglesia y en nuestra familia vicentina, han hecho del servicio a los pobres un teatro, donde se toman fotos para demostrar que se está trabajando, muchos consideran la práctica del amor al prójimo como una mera moda filantrópica. Nos importa más cómo sale la foto mientras se le esta entregando el mercado al pobre, que la acción significativamente transformadora que debe llevar, a quienes evangelizamos, a ser verdaderos creyentes y no meros beneficiarios de un proyecto social. 

Recordemos las palabras de Cristo Jesús, cuando pide que nuestra limosna no la sepa la gente, por que habremos reclamado nuestra gloria en los halagos de los hombres. 

3. Cambio Sistémico

cinco consejos tres

Muy ligado al punto anterior, la acción vicentina va acompañada de un cambio social y una verdadera conversión de aquellos a quienes con amor servimos, debemos ayudar a los pobres a cambiar sus propias realidades, identificando los problemas desde la raíz, y buscando la promoción y la propia transformación. Pero pegado de esa acción va principalmente la conversión a Jesucristo su incorporación plena a la vida de la Iglesia. Ha sucedido que se dan casas o se solucionan problemas de pobreza a ciertas personas y nunca las vuelven a ver en la Iglesia. Y les pregunto ¿los pobres a quienes atendemos hacen parte de algún grupo en la parroquia o en la comunidad? ¿Son lectores, ministros extraordinarios de la comunión, etc.?

4. Las Virtudes Vicentinas

cinco consejos cuatro

San Vicente de Paúl decía que tenía gran aprecio por 5 virtudes que están presentes en el evangelio, ellas son: la Sencillez (a la que llamaba “mi evangelio”) la Mortificación, la Humildad, la Mansedumbre y el Celo por la salvación de las almas. No se entiende un vicentino que no tenga por regla de vida, vivir y practicar alguna de estas virtudes. Para no hacer de este punto algo extenso les dejo a continuación un artículo pequeño que habla muy bien de estas 5 virtudes:

http://www.corazondepaul.com/index.php/noticias/182-las-5-virtudes-vicentinas

5. Sentido de Iglesia.

cinco consejos cinco

Ojo a este punto, y lo deje de último no porque sea el menos importante, muchos vicentinos viven separados de su parroquia o Diócesis, pues si bien para nadie es un secreto que algunos párrocos prefieren grupos de carácter diocesanos que de alguna espiritualidad específica y que buscan suprimir en ellos su espiritualidad vicentina, debemos buscar en la mayoría de las posibilidades trabajar en equipo, sentirnos Iglesia universal, estamos inmerso como Católicos, Apostólicos y Romanos. San Vicente llamaba a los Obispos “Nuestros Señores Obispos” y por supuesto con mayores méritos le debemos amor y respeto al Sumo Pontífice, quien como sabemos sentimos su obra como un llamado a todos los vicentinos a renovar constantemente nuestro apostolado en favor de los pobres. 

Muchas gracias, por llegar hasta el final:

Andrés Felipe Rojas Saavedra
Seminarista Vicentino.
Dir. Corazón de Paúl. 

Posted in Noticias

También te puede interesar...

ENCUENTRENOS EN:

Siguenos en las siguientes redes sociales, tambien puedes escribirnos tus inquietudes y nos pondremos en contacto lo antes posible.