YT Peak - шаблон joomla Joomla

Novena Jubilar a San Vicente de Paúl 2017

portada novena vicente de paul

PRESENTACIÓN:

“Dios ha estado grande con nosotros y estamos alegres” (Sal. 125) Bien lo expresan las Sagradas Escrituras, aquellos sentimientos que nos cobijan, por celebrar la fiesta de nuestro querido Santo, que hace 400 años empezó un camino exigente y lleno de retos que el Señor Dios le presentaba para actuar a favor de los pobres, del clero e incluso de quienes se tenían por dignos.

“El mundo está herido”; esta ha sido la expresión que muchos a través de los tiempos han dicho viendo el dolor, la guerra y el sufrimiento de tanta gente. Hoy nuestro mundo sigue estando enfermo y roto, al borde de guerras y conflictos sociales, en medio de la división y el caos; problemas como la inmigración y la trata de personas, siguen alertándonos como familia vicentina para saber que en estas realidades se cumplen las palabras de Jesús “los pobres siempre estarán con vosotros” (Mt. 26, 11) no porque Dios quiera que exista la pobreza, sino porque las realidades injustas llevan a que se siembre cada vez más la brecha entre ricos y pobres, pero en los pobres está también Jesús: “Yo estaré con ustedes siempre hasta el fin del mundo” (Mt. 28, 20), cómo entender que estas dos realidades que siempre estarán en el mundo coexisten y se presentan a nosotros como un desafío. Se trata de servir a los pobres, porque en ellos esta Jesucristo.
Los invito con gozo a celebrar día a día esta novena, tomándola ante todo como una invitación a responder con audacia inventiva, a la tarea de atender con caridad y justicia nuestro deber con el prójimo.

Andrés Felipe Rojas Saavedra
Seminarista Vicentino
www.corazondepaul.com

 

AGRADECIMIENTOS

Esta novena ha sido preparada con amor y también con exigencia, cada día meditaremos el sentido de cada una de las obras de san Vicente, bajo la pregunta ¿Qué quería san Vicente solucionar con esta fundación u obra?, pero planteándonos el reto, ¿A qué nuevas pobrezas debemos responder nosotros hoy? Los textos que hemos escogido de las conferencias, cartas y escritos de San Vicente constituyen una joya de la espiritualidad vicentina.

Las reflexiones fueron preparadas por: Padre Marlio Nasayó, CM; Padre Pedro Martín González, CM; Est. Luis Felipe Cano; Sor Marcela Rivas, HC; María Alejandra Ariza (Voljuvi); Margarita Henao y Lucía Villa (Sociedad de San Vicente)

Aprobación y corrección: Padre Carlos Arley Cardona, CM, (Rector y superior del Seminario Mayor Villa Paúl)

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS 
400 años del carisma vicentino

Señor, Padre Misericordioso, que suscitaste en San Vicente de Paúl una gran inquietud por la evangelización de los pobres, infunde tu Espíritu en los corazones de sus seguidores.
Que, al escuchar hoy el clamor de tus hijos abandonados, acudamos diligentes en su ayuda “como quien corre a apagar un fuego”.
Aviva en nosotros la llama del carisma que desde hace 400 años anima nuestra vida misionera. Te lo pedimos por tu Hijo, “el Evangelizador de los pobres”, Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Padre Nuestro…

ORACIÓN A LA VIRGEN
(De los escritos de San Vicente de Paúl)

Santísima Virgen María ayúdanos a estar dispuestos a practicar las máximas evangélicas, te pedimos que llenemos de ellas nuestro espíritu, llenemos nuestro corazón de su amor y vivamos en consecuencia. Por tu intercesión ya que, mejor que ningún otro, penetraste el sentido de esas enseñanzas y las practicaste. Para esperar que, al vernos aquí en camino de vivir según estas máximas, nos serán favorables en el tiempo y en la eternidad. (cfr. XII, 114-129)
¡Oh, santísima Virgen, pide al Señor este favor, pídele una verdadera pureza para nosotros, para toda la familia vicentina! Esta es la súplica que te hacemos. (cfr. XI, 447-449). Amén.
Dios te salve…. Gloria…

Se dice el día correspondiente


GOZOS


“San Vicente de Paúl, padre de los pobres y patrono de la caridad enséñanos amar a Cristo”

Fuego de la caridad, desde el campo a la ciudad,
Como campesino o preceptor de misionero a fundador.
La llama ardiente de tu celo grita en medio de los pobres
Que te aclaman como su protector.

Cuatro siglos en el camino y tus virtudes aun brillan,
En el firmamento hay una luz que nos guía
Con la fuerza imperativa del amor al prójimo.
Encarnado en quienes sedientos buscan la justicia.

En el horizonte fijas tu mirada,
Un amor efectivo, reclaman los pobres.
Que sea nuestra caridad inventiva hasta el infinito
Con quienes a Cristo en esta tierra representan.

En Folleville, brilló la predicación,
Invitando a la conversión con celo ferviente;
Y en Chatillón la caridad presidió
El cenáculo de gracia que allí se fundó.

¡El pueblo muere de hambre y se condena!
Amos y señores de nuestras obras son
En los campos o en la ciudad se oye
La voz de Cristo “denle ustedes de comer”

¡Oh Vicente de Paúl! Que no se halle en nosotros
Un amor que sea subjetivo, ¡donativo debe ser!,
Con el esfuerzo de nuestros brazos,
Y en la frente el sudor, para dar a conocer al prójimo
El amor de nuestro Dios.

Misión y Caridad son las alas
Que te llevaron al cielo,
A tú entrada, pobres y ricos te esperaban
Gozosos tu hijos, mientras Cristo te coronaba
De laureles y santidad, padre y apóstol
La Iglesia en ti se reflejaba.

ORACIÓN FINAL
AL CORAZÓN DE SAN VICENTE DE PAÚL

Oh Corazón de San Vicente que sacaste del Sagrado Corazón de Jesús, la caridad que tú derramaste sobre todas las miserias morales y físicas de su tiempo, alcánzanos de jamás dejar pasar a nuestro lado miseria alguna sin socorrerla.
Haz que nuestra caridad sea respetuosa, delicada, comprensiva, efectiva como fue la tuya. Pon en nuestros corazones una fe viva que nos haga descubrir a Cristo sufriente en nuestros hermanos desventurados.
Llénanos del celo ardiente, luminoso, generoso que jamás encuentre dificultad alguna en servirlos. Te lo pedimos, oh Corazón de Jesús por la intercesión de aquel, cuyo corazón no latía ni actuaba más que por impulso del tuyo. Amen


PRIMER DÍA
La Misión en Folleville
25 de enero de 1617

Signo: La Palabra de Dios, unas sandalias y un cirio.
Canción: Iba por las calles
Clic en el enlace o escanee el código.
https://www.youtube.com/watch?v=U93cXK1NVRA

Iluminación Bíblica: Lucas 10, 1-9

Después de esto, designó el Señor a otros 72, y los envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y sitios a donde él había de ir. Y les dijo: «La mies es mucha, y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies. Id; mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias. Y no saludéis a nadie en el camino. En la casa en que entréis, decid primero: "Paz a esta casa." Y si hubiere allí un hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; si no, se volverá a vosotros.

Permaneced en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No vayáis de casa en casa. En la ciudad en que entréis y os reciban, comed lo que os pongan; curad los enfermos que haya en ella, y decidles: "El Reino de Dios está cerca de vosotros." Palabra del Señor.

Escuchemos a San Vicente de Paúl:

“Un día me llamaron para ir a confesar a un pobre hombre gravemente enfermo, que tenía fama de ser el mejor individuo o al menos uno de los mejores de su aldea. Pero resultó que estaba cargado de pecados, que nunca se había atrevido a manifestar en la confesión, tal como lo declaró él mismo en voz alta poco más tarde, en presencia de la difunta esposa del general de las galeras, diciéndole: «Señora, yo estaba condenado, si no hubiera hecho una confesión general, por culpa de unos pecados muy grandes que nunca me había atrevido a confesar».
Aquel hombre murió, y aquella señora, al darse cuenta entonces de la necesidad de las confesiones generales, quiso que al día siguiente se tuviera la predicación sobre aquel tema. Así lo hice, y Dios concedió su bendición de tal manera que todos los habitantes del lugar hicieron enseguida la confesión general, y con tanta urgencia que hubo que llamar a dos padres jesuitas para que me ayudaran a confesar, a predicar y a tener la catequesis” XI, págs. 326-327

Reflexión:

Iniciamos esta novena, recordando un acontecimiento importante en la vida de San Vicente de Paúl, se trata de aquel primer sermón que dio origen a las misiones vicentinas; san Vicente al igual que esos primeros discípulos de Jesús, invitó a la conversión, anunciando la llegada del Reino de Dios en medio de los pobres y de los que sufren.
El pueblo necesita maestros y pastores, maestros que les enseñen las verdades de la fe y pastores que sepan actuar con misericordia atendiendo a las necesidades de su rebaño, pero en esta tarea estamos todos, los fieles laicos también están llamados a formar en la fe a sus coetáneos, hoy se percibe mucha ignorancia, falta de sentido y de fe, vivimos en un mundo donde crece el interés por una vida fácil, sin cruz, buscando la inmediatez y la cultura del consumismo y el desperdicio. Como Iglesia estamos llamados a estar en permanente estado de misión, como san Vicente ir a los campos, las ciudades y a los lugares áridos y periféricos para anunciar a otros que El Amor, no es amado.

Preguntas:

• ¿Cómo podemos responder hoy de manera concreta a las necesidades espirituales de nuestros hermanos y hermanas?
• ¿De qué manera estoy ayudando en la misión evangelizadora a la Iglesia?
• ¿Qué compromisos concretos tenemos como Familia Vicentina para no sólo ayudar material sino espiritualmente?
• Las personas que ayudamos en nuestro apostolado, ¿se convierten también en testigos y misioneros de Cristo?

SEGUNDO DÍA
La Caridad en Chatillon les Dombes
20 de Agosto de 1617

Signo: Un mercado, una imagen de una familia pobre.
Canción: El Corazón de San Vicente de Paúl
Clic en el enlace o escanee el código.
https://www.youtube.com/watch?v=H1_-1s73SXA

Iluminación Bíblica: Santiago 2, 13-18

Porque tendrá un juicio sin misericordia el que no tuvo misericordia; pero la misericordia se siente superior al juicio. ¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga: «Tengo fe», si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarle la fe? Si un hermano o una hermana están desnudos y carecen del sustento diario, y alguno de vosotros les dice: «Idos en paz, calentaos y hartaos», pero no les dais lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve? Así también la fe, si no tiene obras, está realmente muerta. Y al contrario, alguno podrá decir: «¿Tú tienes fe?; pues yo tengo obras. Pruébame tu fe sin obras y yo te probaré por las obras mi fe.
Palabra de Dios.

Escuchemos a San Vicente de Paúl:

“Sabed, pues, que estando cerca de Lyon en una pequeña ciudad en donde la Providencia me había llevado para ser párroco, un domingo, como me estuviese preparando para celebrar la santa misa, vinieron a decirme que en una casa separada de las demás, a un cuarto de hora de allí, estaba todo el mundo enfermo, sin que quedase ni una sola persona para asistir a las otras, y todas en una necesidad que es imposible expresar. Esto me tocó sensiblemente el corazón; no dejé de decirlo en el sermón con gran sentimiento, y Dios, tocando el corazón de los que me escuchaban, hizo que se sintieran todos movidos de compasión por aquellos pobres afligidos.
Después de comer se celebró una reunión en casa de una buena señorita de la ciudad, para ver qué socorros se les podría dar, y cada uno se mostró dispuesto a ir a verlos, consolar­los con sus palabras y ayudarles en lo que pudieran. Después de vísperas, tomé a un hom­bre honrado, vecino de aquella ciudad, y fuimos juntos hasta allá. Nos encontramos por el camino con algunas mujeres que iban por delante de nosotros, y, un poco más adelante, con otras que volvían. Y como era en verano y durante los grandes calores, aquellas buenas mujeres se sentaban al lado del camino para descansar y refrescarse. Finalmente, Hijas mías, había tantas, que se podría haber dicho que se trataba de una procesión. IX, 232-233.

Reflexión:

Como dijo San Pedro en casa de Cornelio: “La cosa empezó en Galilea” (Hch 10,37), nosotros podemos parodiar el texto diciendo: La cosa empezó en Châtillon – les – Dombes. Hoy se llama Châtillon-sur-Chalaronne. Y es una población y comuna francesa, en la región de Ródano-Alpes, departamento de Ain, en el distrito de Bourg-en-Bresse.
Vicente de Paúl, determina dedicarse a las pobres gentes del campo, y con el apoyo del Cardenal de Bérulle, huye de la casa de los Gondi y llega a esta aldea en agosto de 1617. Contaba entonces con 37 años de edad.
Al poco tiempo de haber llegado el 20 de agosto, se le acercan unas personas avisándole de una fuerte necesidad que tenía una familia, y esto propició un cambio fuerte tanto en su vida como en las personas que lo rodeaban.Y allí el 20 de agosto predica un sentido sermón para impulsar la caridad y la ayuda urgente a una familia enferma, pobre y abandonada. Y palpa la ayuda caritativa y solidaria de las gentes. Entonces, Vicente de Paúl pronuncia una frase legendaria y emblemática: “He aquí una gran caridad, pero mal organizada”. Pasa así del “amor afectivo al amor efectivo”

Preguntas:

• ¿En mi trabajo con los pobres me preocupo por buscar personas que continúen la obra de San Vicente en medio de ellos?
• ¿Mi trabajo con los pobres es de asistencialismo o de verdadera promoción en todos los campos?
• ¿Habiendo tantos grupos apostólicos en mi apostolado me intereso por incentivar y organizar grupos apostólicos como las AIC?

TERCER DÍA
Fundación de las Cofradías de la Caridad
23 de agosto de 1617

Signo: Una herramienta de trabajo y una imagen de un grupo trabajando por los pobres.
Canción: Enséñanos a Amar.
Clic en el enlace o escanee el código.
https://www.youtube.com/watch?v=FnWRnJThXiE

Iluminación Bíblica: Mateo 25, 34-40

Entonces dirá el Rey a los de su derecha: "Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme. Entonces los justos le responderán: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?" Y el Rey les dirá: "En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis." Palabra del Señor.

Escuchemos a San Vicente de Paúl:

“Me hablaron de su enfermedad y de su pobreza, de tal forma que, lleno de gran compasión, lo recomendé con tanto interés y con tal sentimiento que todas las señoras se vieron impresionadas. Salieron de la ciudad más de cincuenta; y yo hice como los demás; lo visité y lo encontré en tal estado que creí conveniente confesarlo:”
“Y cuando llevaba el santísimo Sacramento, encontré algunos grupos de mujeres y Dios me dio este pensamiento: “¿No se podría intentar reunir a estas buenas señoras y exhortarles a entregarse a Dios, para servir a los pobres enfermos?”. A continuación, les indiqué que se podrían socorrer estas grandes necesidades con mucha facilidad. Inmediatamente se decidieron a ello. Luego se estableció en París esta Caridad, para hacer lo que estáis viendo. Y todo este bien procede de allí” (lX, 202-203).

Reflexión:

En el año 1617 San Vicente de Paúl vio necesario que la atención a los pobres se hiciera desde la misma comunidad de laicos y para esto acudió a las señoras que ayudaban en la parroquia en Châtillon les Dombes. Rápidamente se formaron varios grupos y se extendieron por Francia. San Vicente entonces, reglamentó la organización denominada “Caridades”, basándose en la Imitación de Jesucristo, en el amor evangélico sin fronteras, en la caridad organizada y en la búsqueda de nuevas formas de ayuda a los pobres.
El Concilio Vaticano II, después de haber llamado a los fieles laicos al deber insustituible del apostolado individual que «es el principio y fundamento de todo apostolado seglar », subraya la importancia de las formas organizadas del apostolado laical, que no solo se corresponden con la naturaleza social de la persona humana, sino que son “expresión de la comunión y de la unidad de la Iglesia en Cristo”
Es esta nuestra respuesta al participar en los diferentes movimientos como cristianos activos: poniendo al servicio nuestro carisma, dones y ministerio, como nos dice San Vicente “con el contacto con los pobres” y hoy nosotros lo hacemos a través de las organizaciones de laicos de la Familia Vicentina.

Preguntas:

• ¿Cómo vives el Evangelio en tu vida cotidiana?
• ¿Hacemos obras por caridad sin tener el sentido de justicia?
• ¿Cómo vivimos el espíritu de pobreza en la vida personal?


CUARTO DÍA
Los Misioneros en los Campos

Signo: Escudo de la Congregación de la Misión (o Jesús evangelizador) y una estola con un crucifijo (que simbolicen el sacerdocio)
Canción: El espíritu de Dios está sobre mí.
Clic en el enlace o escanee el código.
https://www.youtube.com/watch?v=Fxg4OGry-AE

Iluminación Bíblica: Lucas 4, 16-21

Vino a Nazaret, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el día de sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollando el volumen, halló el pasaje donde estaba escrito: “El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos, y proclamar un año de gracia del Señor”.
Enrollando el volumen lo devolvió al ministro, y se sentó. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en él. Comenzó, pues, a decirles: «Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy.» Palabra del Señor.

Escuchemos a San Vicente de Paúl:

“Dios es el que nos ha llamado y el que desde toda la eternidad nos ha destinado para ser misioneros, no habiéndonos hecho nacer ni cien años antes ni cien años después, sino precisamente en el tiempo de la institución de esta obra; por consiguiente, no hemos de buscar ni esperar descanso, contentamiento ni bendiciones más que en la Misión, ya que es allí donde Dios nos quiere, dejando desde luego por sentado que nuestra vocación es buena, que no está basada en el interés ni en el deseo de evitar las incomodidades de la vida, ni en cualquier clase de respeto humano” XI, 107-109

Reflexión:

En la época de San Vicente, gran parte del clero era acomodado, sin formación y tenían abandonada la cura de almas; san Vicente ve esa realidad reflejada en la ignorancia en la fe del pueblo y en algunos sacerdotes que no se sabían ni siquiera la fórmula de la absolución; el campo estaba abandonado, los pobres no eran atendidos y es por eso que con ayuda de los Gondi, San Vicente en el año de 1625 fundó la Congregación de la Misión, con unos pocos sacerdotes para evangelizar los campesinos, al pasar los años muchos sacerdotes y hermanos se fueron sumando a la comunidad, se abrieron otros campos de apostolado y Dios bendijo grandemente el carisma que surgió para aliviar una necesidad espiritual y material.
Los misioneros vicentinos, lazaristas o paúles, nacieron para evangelizar a los pobres, san Vicente diría “no hay una comunidad en la Iglesia que tenga por lote propio los pobres”, hoy su fundación está presente en 90 países con alrededor de 3.200 misioneros, y se sigue respondiendo a ese llamado urgente de San Vicente, llevar el evangelio a todos los hombres, él mismo nos recuerda que nuestro campo apostólico debe ser el mundo entero, ir donde nadie más se atreve a ir.

Preguntas:

• ¿A qué realidad respondió san Vicente fundando la Congregación de la Misión?
• ¿Qué debe caracterizar a un misionero vicentino?
• ¿Cómo ayudamos en la tarea evangelizadora a los sacerdotes y religiosos?

QUINTO DÍA
Siervas de los Pobres

Signo: Escudo de las Hijas de la Caridad, una ponchera con agua y una toalla (que simbolicen el servicio)
Canción: Vuestro Claustro es la obediencia
Clic en el enlace o escanee el código.
https://www.youtube.com/watch?v=R440cEFeQmE

Iluminación Bíblica: Isaías 52, 6-8

Por eso mi pueblo conocerá mi nombre en aquel día y comprenderá que yo soy el que decía: «Aquí estoy.» ¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que trae buenas nuevas, que anuncia salvación, que dice a Sión: «Ya reina tu Dios!» ¡Una voz! Tus vigías alzan la voz, a una dan gritos de júbilo, porque con sus propios ojos ven el retorno de Yahveh a Sión. Palabra de Dios.

Escuchemos a San Vicente de Paúl:

Considerarán que no pertenecen a una religión, ya que ese estado no va bien con las ocupaciones de su vocación. Sin embargo, como están más expuestas a las ocasiones de pecado que las religiosas obligadas a la clausura, no teniendo más monasterio que las casas de los enfermos y aquella en que reside la superiora, ni más celda que un cuarto de alquiler, ni más capilla que la iglesia parroquial, ni más claustro que las calles de la ciudad, ni más encierro que la obediencia, no teniendo que ir más que a casa de los enfermos o a los lugares necesarios para su servicio, ni más rejas que el temor de Dios, ni más velo que la santa modestia, y como no han hecho ninguna otra profesión para asegurar su vocación más que una confianza continua en la divina Providencia por la ofrenda que le han hecho de todo cuanto ellas son y por el servicio que le prestan en la persona de los pobres. (Conferencia del 24 de agosto de 1659)

Reflexión:

San Vicente de Paúl dibuja el rostro de Jesús en cada una de sus obras, logró plasmarlo de forma artística, única y novedosa en la corporalidad femenina campesina de Francia del siglo XVII; mujeres con gran sensibilidad religiosa y social que se convierten en madres, maestras, enfermeras, acompañantes y misioneras de la caridad. Mujeres que conocen de primera mano el sufrimiento y las angustias de su pueblo, porque sus cuerpos también llevan las cicatrices de la injusticia social, la discriminación y el empobrecimiento. Las Damas de la Caridad no podían realizar los oficios sencillos de cercanía y atención a los pobres, es por ello que envían a sus criadas a realizarlos, pero éstas lo hacen de forma obligada y brusca, es así como Dios suscita en pequeñas aldeanas el deseo de suplir a las sirvientas de las damas, convirtiéndose en otras siervas de los pobres que ven a Cristo en el rostro de quienes sirven, ofreciéndoles dulzura, compasión y devoción.
San Vicente no se cansa de repetir que desde la eternidad Dios ha pensado en la Compañía de las Hijas de la Caridad, ha pensado en una mujer como Margarita Nasseau, con el encargo de mostrar el camino a las demás; siendo el 29 de noviembre de 1633 la fecha de su fundación bajo la dirección de Santa Luisa de Marillac, quien concibió a la compañía desde una experiencia mística en Pentecostés.
Es por ello que la misión de las Hijas de la Caridad se realiza en comunidad sirviendo a los pobres, por todos los lugares del mundo (presente en 94 países), rompiendo cualquier tipo de fronteras. “No hay ninguna clase de pobreza que le sea ajena a las Hijas de la Caridad” Const.

Preguntas:

• ¿He logrado ver en el rostro femenino a un Dios que salva?
• ¿Siento que desde la eternidad Dios ha pensado en mí? Y si es así ¿Cómo logro proyectar ese pensamiento de Dios?
• ¿Mi comunidad Eclesial, o mi grupo de Familia Vicentina, se considera un solo cuerpo capaz de reflejar el rostro de Jesús para la humanidad?

SEXTO DÍA
Las Conferencias de los Martes

Signo: Libros y un cayado (Representando los maestros y pastores) una frase que diga “Santos y sabios sacerdotes son el tesoro de la Iglesia”
Canción: Por los caminos de Vicente
Clic en el enlace o escanee el código.
https://www.youtube.com/watch?v=NxQfP2bzn90

Iluminación Bíblica: Marcos 3, 13-19

Subió al monte y llamó a los que él quiso; y vinieron donde él. Instituyó Doce, para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar con poder de expulsar los demonios. Puso a Simón el nombre de Pedro; a Santiago el de Zebedeo y a Juan, el hermano de Santiago, a quienes puso por nombre Boanerges, es decir, hijos del trueno; a Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Tadeo, Simón el Cananeo y Judas Iscariote, el mismo que le entregó. Palabra del Señor.

Escuchemos a San Vicente de Paúl:

Pero, ¡Salvador mío!, si un buen sacerdote puede hacer grandes bienes, ¡qué daño hace un sacerdote malo! ¡Y cuánto cuesta ponerlo en el buen camino! ¡Salvador mío! ¡Cómo deben entregarse a ti los pobres misioneros para contribuir a la formación de buenos sacerdotes, ya que es la obra más difícil, la más elevada, la más importante para la salvación de las almas y el progreso del cristianismo!
Si san Vicente Ferrer se animaba a la perfección con la idea de que Dios suscitaría algún día buenos sacerdotes y obreros apostólicos para elevar el estado eclesiástico y disponer a los hombres para el juicio final, con cuánta más razón nosotros, que vemos en la actualidad cómo se va recuperando el estado eclesiástico, hemos de animarnos cada vez más a la perfección, para cooperar en esta restauración tan deseable. (XI, 7-8)

Reflexión:

En tiempos de san Vicente, como decíamos hace dos días, había un clero muy mal formado, las diócesis contaban con muchos sacerdotes, pero eran más funcionarios que pastores; la manera cómo san Vicente respondió a la ignorancia y la falta de celo de los sacerdotes diocesanos fue creando un especie de “seminario” donde se reunían muchos sacerdotes el día martes a escuchar conferencias y temas de formación. Y ¿Qué paso? Pues que fue todo un ¡éxito! Tanto así que no había en todo el clero de París que antes de ordenarse no fuera a retiro espiritual a la casa de la Congregación de la Misión “san Lázaro”.
Las conferencias de los martes fue una de las obras magistrales de San Vicente, respondía a los retos planteados por el concilio de Trento, celebrado casi cien años atrás respondiendo a los planteamientos luteranos, en el que se ponía en marcha un deseo de formar “santos y sabios sacerdotes”. Actualmente la Congregación se dedica a la formación de los futuros sacerdotes en seminarios diocesanos, cultivando también en los futuros sacerdotes el celo por las almas y el espíritu vicentino.

Preguntas:

• Frente al llamado del Papa Francisco de querer pastores que “huelan a oveja”: ¿Cómo percibe usted actualmente a los sacerdotes y misioneros? ¿Qué les hace falta?
• ¿Cómo ayudar a los sacerdotes en sus parroquias para que puedan ejercer mejor sus funciones?
• ¿Qué perfil desea encontrar en un sacerdote?


SÉPTIMO DÍA
Los niños expósitos.

Signo: collage de niños sufriendo, en pobreza. O la imagen del Divino Niño acostado en el pesebre.
Canción: Amigo Vicente.
Clic en el enlace o escanee el código.
https://www.youtube.com/watch?v=hl5NMCavmCY

Iluminación Bíblica: Mateo 18, 1- 4

En aquel momento se acercaron a Jesús los discípulos y le dijeron: «¿Quién es, pues, el mayor en el Reino de los Cielos?» El llamó a un niño, le puso en medio de ellos y dijo: «Yo os aseguro: si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los Cielos. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el mayor en el Reino de los Cielos. Palabra del Señor.

Escuchemos a San Vicente de Paúl:

¿Y por qué encargarnos de los niños expósitos? ¿Es que no tenemos ya bastantes quehaceres? — Hermanos míos, acordémonos de lo que dijo nuestro Señor a sus discípulos: «Dejad que los niños vengan a mí»; guardémonos mucho de impedir que vengan a nosotros; si no, seríamos contrarios a él. ¿Qué amistad no demostró él por los niños, hasta tomarlos en brazos y bendecirlos con su mano? ¿No fueron ellos la ocasión para que nos diera una regla para nuestra salvación, mandándonos que nos hiciéramos semejantes a ellos, si queríamos entrar en el reino de los cielos? Cuidar de los niños es, en cierto modo, hacerse niño; y cuidar de los niños expósitos es ocupar el lugar de sus padres, o mejor aún, el de Dios, que dijo que, si la madre llegara a olvidarse de su hijo, él no lo olvidaría si nuestro Señor viviese aún entre los hombres y viese a los niños abandonados por su padre y por su madre, como estos, ¿creéis acaso, padres y hermanos míos, que los abandonaría? Detenerse a pensar en esto sería cometer una injuria contra su bondad infinita, y seríamos infieles a su gracia, que nos ha escogido para la dirección de ese asilo, si quisiéramos librarnos de las molestias que nos causa. (XI a pág. 395)

Reflexión:

Pensar en la imagen de un niño seguramente evoca en todos nosotros ternura, inocencia, pureza… es más, para Jesucristo hay que ser como niños para entrar en el Reino de los Cielos. Sin embargo, la retina de San Vicente vislumbró la barbarie y la abominación cometida con cientos de infantes quienes en el siglo XVII francés eran abandonados a merced de la calle. Se les denominó “niños expósitos”, un apelativo que sólo los calificaba pero que poco hacía por remediar dicha situación. Conscientes de esta realidad, figuras como Vicente de Paúl y Luisa de Marillac, lucharon incansablemente por acoger en sus corazones y hogares a quienes yacían desamparados en las calles de París.
En la actualidad, este escenario deshumanizador en lugar de erradicarse se ha agravado. Hoy, la niñez no sólo está abandonada sino que es víctima del maltrato, de la exclusión, experimenta la pobreza extrema, padece hambre y peor aún es explotada sexual y laboralmente. Frente a estas circunstancias, la gran Familia Vicentina que conmemora el IV centenario del nacimiento del Carisma podrá festejarlo denunciando y combatiendo este flagelo que afecta notablemente a los que Jesús declaró como los “más grandes del Reino de los cielos”.

Preguntas:

• ¿Estamos al tanto y somos conscientes de esta grave situación que padece la niñez en el mundo?
• ¿Qué acciones concretas desde mi realidad pueden ayudar a los niños que se encuentran en tales condiciones?
• ¿Confío en la fuerza de la oración como herramienta eficaz para remediar estas problemáticas?


OCTAVO DÍA
La guerra y los inmigrantes.

Signo: Banderas de varios países.
Canción: Un amor ardiente a Jesucristo
Clic en el enlace o escanee el código.
https://www.youtube.com/watch?v=BAJiZ91-MZk

Iluminación Bíblica: Mateo 20, 25-28

Mas Jesús los llamó y dijo: «Sabéis que los jefes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su poder. No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será vuestro esclavo; de la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos.» Palabra del Señor.

Escuchemos a San Vicente de Paúl:

Hay guerra por todos los reinos católicos: guerra en Francia, en España, en Italia, en Alemania, en Suecia, en Polonia, atacada por tres partes, en Irlanda, incluso en las pobres montañas y en lugares casi inhabitables. Escocia no está mucho mejor; de Inglaterra, ya sabéis su triste situación. Guerra por todas partes, miseria por todas partes.
En Francia hay muchos que sufren. ¡Oh, Salvador! ¡Oh, Salvador! Si por cuatro meses que hemos tenido la guerra encima, hemos tenido tanta miseria en el corazón de Francia, donde los víveres abundaban por doquier, ¡qué harán esas pobres gentes de la frontera, que llevan sufriendo esas miserias desde hace veinte años! Sí, hace veinte años que están continuamente en guerra; si siembran, no están seguros de poder cosechar; vienen los ejércitos y lo saquean y lo roban todo; lo que no han robado los soldados, los alguaciles lo cogen y se lo llevan.
Después de todo esto, ¿qué hacer? ¿qué pasará? No queda más que morir. Si existe una religión verdadera... ¿qué es lo que digo, miserable?..., ¡si existe una religión verdadera! ¡Dios me lo perdone! Hablo materialmente. Es entre ellos, entre esa pobre gente, donde se conserva la verdadera religión. (XI a pág. 120)

Reflexión:

El mundo ha enfrentado diversidad de conflictos que han dejado como principal víctima a seres humanos, cuya existencia al igual que la nuestra, cobra sentido y significado. Estos conflictos han generado el desplazamiento de millones de personas desde su lugar de origen a lugares antes desconocidos con el fin de encontrar la paz y la tranquilidad para ellos y sus familias. Frente a esta situación, muchos nos convertimos en observadores pasivos, que vemos pasar al extraño o al extranjero sin pan material ni espiritual; por eso, como vicentinos que somos ¿qué estamos haciendo por aquellos que necesitan de una mano amiga ante los momentos de adversidad? ¿Qué hacemos para enfrentar los estragos de la guerra desde la humanidad que nos caracteriza pero que muchas veces olvidamos?, estas realidades y sufrimientos encarnan rostros propios, rostros que tienen un nombre y que tienen vida, no son una cifra para comprobar datos estadísticos que reflejan lo mal que podemos estar como país. Estos rostros no merecen lamentaciones de nuestra parte, un simple ¡Qué pesar! merecen la dignificación de sus vidas, el respeto por sus derechos.
De esta manera, la conmemoración de los 400 años del Carisma Vicentino nos recuerda que San Vicente también vivió en un contexto de guerra y que este fue uno de los motores que lo impulsó a donar su vida al servicio de los pobres. Por eso este mundo necesita de tantos otros “Vicentes” que sepan acoger a cada una de las personas que llegan tan maltratadas por la falta de justicia y amor, es allí donde nosotros tenemos la tarea de actuar frente a la realidad que se presenta a nuestros ojos, no podemos callar y ser cómplices desde el silencio de la vulneración de los derechos de nuestros hermanos; recordemos las palabras en la carta a los Hebreos: “No olvidéis la hospitalidad, ya que, gracias a ella, algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles” (Hb 13,2). Así que, abramos siempre nuestro corazón para recibir los enviados de Dios.

Preguntas:

• ¿Cuál es nuestra actitud frente a las personas que han vivido en carne propia el desplazamiento?
• ¿Cómo podemos cambiar de estado para pasar de ser observadores pasivos a ciudadanos que desde acciones micro le apuestan a la transformación social?
• ¿Cuál va a ser el sello característico como vicentinos, católicos y seres humanos que somos para la construcción de paz que tanto necesita el mundo?

NOVENO DÍA
Jesucristo la Regla de la Misión.

Signo: Imagen de Jesucristo.
Canción: Nada puedo por mí mismo
Clic en el enlace o escanee el código.
https://www.youtube.com/watch?v=InbgMtQXxtI

Iluminación Bíblica: Mateo 5, 14-16

Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Palabra del Señor.
Escuchemos a San Vicente de Paúl:
Acuérdese, padre, de que vivimos en Jesucristo por la muerte en Jesucristo, y que hemos de morir en Jesucristo por la vida de Jesucristo, y que nuestra vida tiene que estar oculta en Jesucristo y llena de Jesucristo, y que, para morir como Jesucristo, hay que vivir como Jesucristo.
Pues bien, puestos estos fundamentos, démonos al menosprecio, a la vergüenza, a la ignominia y desaprobemos los honores que recibimos, la buena reputación y los aplausos que se nos dan y no hagamos nada que no sea para este fin. (I, pág. 319)

Reflexión:

Hermanos y hermanas, hoy terminamos esta novena en la que nos fuimos preparando espiritualmente para recordar a San Vicente de Paúl, todo lo que hemos meditado en los días anteriores no hubiese sido posible sin Jesucristo, él animó y avivó su celo apostólico.
La misión de la familia vicentina, como la de la Iglesia, es la de llevar a todos a Cristo a fin de que todos lleguen a la salvación, siguiendo el pensamiento de San Pablo. San Vicente para cumplir esta misión escogió el camino de los pobres, el mismo que escogió Jesucristo para venir a nosotros. En nuestras vidas y en nuestras obras estamos para Jesucristo y vivimos para Jesucristo, como solía repetir san Vicente.
En el bautismo recibimos la luz de Cristo, junto con el mandato de no ocultarla sino de hacerla brillar ante los demás. Como la luna recibe su luz del sol y la refleja en la oscuridad del espacio, nosotros también debemos reflejar la luz que hemos recibido de Cristo, en las tinieblas que parecen estar encubriendo al mundo de hoy.

Preguntas:

• ¿Cómo sabe usted que ama a Dios por encima de todas las cosas?
• ¿Cómo se puede ser luz del mundo y sal de la tierra hoy?
• Según usted, ¿Cuáles son las pobrezas más sentidas en el momento actual?

Posted in Noticias

También te puede interesar...

ENCUENTRENOS EN:

Siguenos en las siguientes redes sociales, tambien puedes escribirnos tus inquietudes y nos pondremos en contacto lo antes posible.