YT Peak - шаблон joomla Joomla

Octavo Día Novena Milagrosa 2017

banner octavo dia novena milagrosa

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Dios! Eternamente misericordioso, que en tu inmensa bondad has revelado a los hombres tu amor por medio de Tu Hijo, enviado en la plenitud de los tiempos para predicar el Reino de justicia y bondad, concédenos la gracia que al ejemplo de tu Hijo podamos ayudarte en la construcción de un mundo más humano y más justo.

Te pedimos que orando con fe esta novena podamos abrir nuestro corazón a la gracia de ser amados y que aquellos que portamos la Medalla Milagrosa, signo de esperanza en medio de las contrariedades del mundo, podamos alcanzar las promesas de Cristo y practicar con los demás el amor fruto de una espiritualidad encarnada.

Padrenuestro.
Gloria.

ORACIÓN A LA VIRGEN MARÍA

Madre de la Esperanza. La dulzura de tu mirada nos acompañe en esta novena que dirigimos en tu honor bajo la advocación de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa. Que todos podamos redescubrir la alegría de la ternura de Dios.

Queremos de tus manos prodigiosas, recibir esos rayos de misericordia infinita que tu derramas sobre tus hijos, queremos que repitas en nosotros las promesas a santa Catalina Labouré de recibirte en nuestras vidas, como lo hizo el discípulo del amor, quien te recibió a nombre de toda la Iglesia, para que hagas historia con nosotros y poder encarnar el rostro de Cristo misericordioso en medio de los pobres y de los que sufren. Haznos dignos de contemplar el rostro de la misericordia de tu Hijo Jesús. Amén.

- Oh María sin pecado concebida
- Rogad por nosotros que recurrimos a vos

GOZOS

Respuesta: puede ser el estribillo de una canción o la jaculatoria (Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que acudimos a ti.)

Madre Milagrosa, de ternura y compasión
Que haciendo historia en la salvación
Vas caminando siempre con tu pueblo
Que a ti clama en la aflicción.

En mil ochocientos treinta,
En Francia Calle del Bac,
A una pobre novicia,
La virgen santa se apareció.
Eran vísperas de San Vicente
Noche silenciosa de julio
Cuando la Madre dejó su trono
Y en una pequeña capilla se presentó.

Siendo la media noche
Un Ángel se apareció
Para darle un anuncio
De parte de la Madre de Dios.
Las luces se iban prendiendo
Las puertas se iban abriendo
Y al llegar a la capilla la hermana ansiosa la esperó.

La voz del cielo anunciaba
Que la madre llegó.
La sede sacerdotal
Con humildad ella ocupó.
La hermana Catalina
Sus manos colocó
En las piernas de la Madre
Y misión ella le encomendó.

En una mañana de Noviembre
Los sentidos no lo percibieron
Pero un corazón atento
Nuevamente a la Madre observó;
Las insignias de la medalla
Que Catalina vio, se han convertido
En fuente de milagro y amor.

“Haz acuñar una medalla”
La Virgen le pidió
Para ser portada por los fieles
Con gran devoción.
Madre Santa, tu gran
Medalla es emblema de tu amor,
Hoy nosotros la portamos
En señal de filiación.

Sea por Jesús, sea por María
Sea por el ejemplo de los santos que nos guían.
Y que por la Medalla Milagrosa
Alcancemos la gracia de convertir
Nuestros dolores en alegrías.

OCTAVO DÍA
La Medalla signo de MISIÓN

Símbolo: debajo de la cruz ponemos la letra M.

Lectura del Texto Bíblico: Hechos 1, 14; 2, 1-3

Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.
Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban.
Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse. 
Palabra de Dios.

Reflexión:

La comunidad de creyentes se reúne para orar, compartir y fortalecerse en la fe, están junto a María en el cenáculo esperando la promesa del Espíritu Santo, que les explicará todo.

Aquellos que antes buscaban su propia comodidad, que buscaban un “buen puesto”, que querían ser servidos, que querían un mesianismo que los librara de sus preocupaciones, quedaron transformados con el proyecto de Cristo que los sacudió y les mostró la vida de manera diferente. Y en pentecostés esperaban la presencia que transformaría completamente sus vidas.

Es el Espíritu Santo quien los empujó a salir fuera de sí mismos, el que los movió a dar la vida por el Reino de Dios, el que los condujo por caminos insospechados para anunciar la Buena Nueva; salieron de sí, se pusieron en marcha, llenos de esta gracia santificadora, se vieron envueltos en una luz que no enceguecía sino aclaraba y su fuerza no fue otra que la misma del Resucitado, anunciando y bautizando en todas las naciones. 
María es también misionera, ella llevó desde un primer momento la presencia de Dios que llenaba de alegría los corazones, saltó de gozo el precursor con el saludo de María a su mamá, y se llenaban de gozo quienes veían a Cristo y gritaban “dichoso el vientre que te llevó” porque identificaron que toda la gracia de la redención se derramó primero en la Madre del Salvador.

Explicación del Signo:

La M es la primera letra del nombre de María, si bien en la época de Jesús era un nombre muy común, como lo es también en nuestros tiempos, en la persona de nuestra Madre se configura de una manera más especial, su nombre llena de consuelo a quienes la invocan, ella es la mujer más amada y representada en el mundo, nosotros sus hijos sentimos por ella un amor y una filiación que nos hace sentir que su nombre al ser invocado es como encender las luces de la fe.

Preguntas para reflexionar:

• ¿Cómo podemos nosotros manifestar a otros la efusión del Espíritu Santo, que todos hemos recibido en el Bautismo y hemos aceptado libremente en la Confirmación?

• ¿Qué obra concreta me compromete a la Misión de Jesucristo?

• Como la Virgen María, ¿asumo la vida de oración como un compromiso comunitario?

Actividad (para grupos pequeños):

Se pide que el organizador de la novena, entregue a cada participante un cartón con forma de llama, detrás de cada cartón los participantes escribirán un compromiso que quieran tener con la Iglesia; si se desea se puede compartir.

ORACIONES FINALES

(Se sugiere escoger alguna de las que presentamos a continuación)

Consagración al Hogar:

¡Oh Virgen María! A tu corazón inmaculado consagramos hoy nuestro hogar y todos los que lo habitan.
Que nuestra casa sea, como la de Nazaret, morada de paz y de felicidad por el cumplimiento de la voluntad de Dios, por la práctica de la caridad y por el perfecto abandono a la Divina Providencia.
Vela sobre cuantos lo habita; ayúdales a vivir Cristianamente; cúbrelos con tu protección maternal y dígnate, ¡Oh Bondadosa Virgen María! Formar de nuevo en el cielo este hogar que en la tierra pertenece por entero a tu Corazón Inmaculado. Amén

Oración a la Virgen Milagrosa:

Virgen Inmaculada de la Medalla Milagrosa, que te manifestaste a Santa Catalina Labouré como mediadora de todas las gracias, atiende a mi plegaria.
En tus manos maternales dejo todos mis intereses espirituales y temporales, y te confío en particular la gracia que me atrevo a implorar de tu bondad, para que la encomiendes a tu divino Hijo y le ruegues concedérmela, si es conforme a su voluntad y ha de ser para bien de mi alma.
Eleva tus manos al Señor y vuélvelas luego hacia mí, Virgen poderosa; envuélveme en los rayos de tu gracia, para que a la luz y al calor de esos rayos me vaya desapegando de las cosas terrenas y pueda marchar con gozo en tu seguimiento, hasta el día en que bondadosa me acojas a las puertas del cielo. Amén.

Bendita sea tu pureza:

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Amén.

Salve Regina:

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
Oremos: Omnipotente y sempiterno Dios, que con la cooperación del Espíritu Santo, preparaste el cuerpo y el alma de la gloriosa Virgen y Madre María para que fuese merecedora de ser digna morada de tu Hijo; concédenos que, pues celebramos con alegría su conmemoración, por su piadosa intercesión seamos liberados de los males presentes y de la muerte eterna. Por el mismo Cristo nuestro Señor. Amén.

Sub tuum:

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, antes bien líbranos de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita. Amén.

Acordaos:

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido desamparado. Animado por esta confianza, a Vos también acudo, ¡oh Madre, Virgen de las vírgenes!, y gimiendo bajo el peso de mis pecados me atrevo a comparecer ante vuestra presencia soberana. ¡Oh Madre de Dios!, no desechéis mis súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente. Amén.

 

Posted in Noticias

Tags: Novena Milagrosa 2017,

 Imprimir  Correo electrónico

También te puede interesar...

ENCUENTRENOS EN:

Siguenos en las siguientes redes sociales, tambien puedes escribirnos tus inquietudes y nos pondremos en contacto lo antes posible.