YT Peak - шаблон joomla Joomla

Reflexiones Vicentinas para el rezo del Santo Rosario

reflexiones vicentinas santo rosario

EL ROSARIO: La luz de María en el trasegar de la F.V.

P. Marlio Nasayó Liévano, c.m.
Provincia de Colombia

El mes de octubre, es el mes de las misiones y también del rosario. Nosotros mirando al pasado, podemos traer a la memoria los testimonios de nuestros mayores, que subieron al cielo por la escalera segura del rosario.

Cuando San Vicente da a los primeros misioneros las Santas Reglas en 1658, dedica el capitulo X “a las prácticas piadosas de la Congregación”. Y hablando de la veneración de la Virgen escribe:
Y ya que la misma Bula nos encarga además que veneremos con particular culto a la Santísima Virgen María, a lo cual ya estamos obligados por diferentes títulos; todos y cada uno, con la gracia de Dios, procuraremos cumplirlo perfectamente: 1. Haciendo todos los días con especial devoción algún obsequio a esta dignísima Madre de Dios y nuestra. 2. Imitando, en cuanto nos sea posible, sus virtudes, especialmente su humildad y su pureza. 3. Exhortando ardientemente a los demás, siempre que oportunamente podamos, a que constantemente le tributen el mayor honor que puedan. RR.CC. X, 4

No dice explícitamente que sea el rosario una “especial devoción”, pero consta que él no sólo lo llevaba en la sotana, sino que lo rezaba, y lo mismo los misioneros como nuestras hermanas.

Y luego de más de 350 años, su vigésimo cuarto sucesor, el P. Tomaz Mavric, c.m. nos escribió en su carta de cuaresma 2018, entre otras cosas:

“Rezar el rosario diariamente. Junto con María, meditamos las diferentes etapas de la vida de Jesús. María camina con nosotros, nos acompaña, nos anima y nos inspira. Llevemos siempre un rosario con nosotros, dondequiera que vayamos. Llevémosle con nosotros en nuestro bolsillo o en nuestro bolso, como un anillo o una pulsera para tenerlo a nuestro alcance, en todos los momentos del día. Podemos rezarlo en la capilla, en la calle, esperando el autobús, el metro o el tren, al volante de un coche, de paseo, haciendo cola. Tengamos siempre un rosario con nosotros.

Por estas razones, ofrezco estas cortas meditaciones, que bien nos pueden ayudar para orar con María, en este mes en que la honramos de manera especial:

MISTERIOS GOZOSOS

1. LA ANUNCIACIÓN:

Entre los grandes llamados de Dios en la Historia de Salvación, está el más grande de todos: el que hizo por medio del arcángel Gabriel a la humilde aldeana, MARIA DE NAZARET. Y ella, en medio del temor natural, respondió con la fe que había en su corazón, con el más grande FIAT de la historia.

En nuestra humilde F.V. el Señor ha llamado a centenares de hombres y mujeres, unos santos, otros inmersos en el pecado, a estos en la alegría, a aquellos en el dolor; para servirlo en los pobres.

La vida de la polaca, Beata Sor Marta Wiecka (1874 – 1904) fue corta. Desde su más tierna infancia todo en ella respiraba bondad, alegría, generosidad. Sólo 30 años fueron suficientes para alcanzar las cumbres de la santidad. Fue una auténtica Hija de la Caridad. Su entrega total al Señor y a los pobres sin distinción entre católicos, judíos, musulmanes… fue testimonio atrayente para quienes vivían junto a ella. Servía a los enfermos, miembros dolientes de Cristo con el estilo vicentino de humildad, sencillez y caridad. Su Fiat nunca la hizo mirar atrás, no obstante los sinsabores y calumnias por los que pasó.

2. LA VISITACIÓN:

Luego de la contemplación del misterio que Dios obraba en María, “se levanta y va de prisa a la montaña” (Lc.1,39). Es la salida misionera de María, que va a predicar con el trabajo silencioso ante su prima, en sacrificio desinteresado, anticipándose ante cualquier llamado a la urgencia de la caridad.

Va a ser San Vicente de Paúl, quien tiene la intuición de “sanar de los escrúpulos” a Santa Luisa de Marillac. Es el contacto con los pobres la mejor medicina que la cura de sus enfermedades. En el servicio de los pobres, ella descubre a Jesucristo y a Jesucristo en los pobres. No en vano, tomará de San Pablo el lema para la Compañía y le hará una adición: “El amor de Cristo crucificado nos apremia” (2 Co 5, 14)… “Sale presurosa como quien corre a apagar el fuego”. (SVP).

3. EL NACIMIENTO DE JESÚS EN EL PORTAL DE BELÉN:

¡Nadie ha nacido tan pobre como Jesús! A quienes El ha llamado les pide que sean pobres como El. Un discípulo misionero, no puede estar apegado a cosas, a personas, a lugares. La disponibilidad del seguimiento exige andar ligeros de equipaje.

Entre los santos de la puerta de al lado, encontramos, como le gusta decir al Papa Francisco, en la Gaudéte et exsultáte en el numeral 6, en la F.V. muchos santos sin aureola entre nosotros a los padres Eulogio, Ramón y Luis Eduardo Mora Daza y, a sus dos hermanas Hijas de la Caridad. ¡Quiénes más santos, pobres, abnegados…nunca perdieron sus raíces humildes y sencillas, qué austeridad y pobreza! ¡No uno sólo, sino los cinco! Vinieron para servir al Señor, a la Comunidad, a los pobres, no a vivir a costa de ellos!

4. LA PRESENTACIÓN DEL NIÑO JESÚS EN EL TEMPLO:

María es una fidelísima judía: No se exime de acatar las leyes de su pueblo. Sube presurosa con su esposo José, a presentar al Niño en el templo consagrado al Señor.

Después de 33 años de oración, estudio y vivencia, San Vicente de Paúl entrega las Reglas Comunes a los misioneros de la c.m. Al hacer la presentación dice al final: “Por lo demás, carísimos hermanos, os rogamos y suplicamos, por las entrañas de Jesucristo, que os entreguéis de veras a la observancia más perfecta de estas Reglas; estando seguros de que, si las guardáis, ellas os guardarán, y finalmente os conducirán al fin apetecido, que es la celestial bienaventuranza. Amén.”

Entre los centenares misioneros que se santificaron en la observancia de las Reglas Comunes, está San Francisco Regis Clet quien así animaba a los misioneros a él confiados:”A este cultivo contribuye nuestra fidelidad a las prácticas espirituales que están en vigor en nuestra Congregación, tales como la oración mental, el examen particular, la lectura del Nuevo Testamento y de algún libro espiritual, y todos los años los Ejercicios Espirituales, etc. Ahí aprenderemos como en un manual lo más oportuno para la dirección de las almas”.

5. LA PÉRDIDA Y HALLAZGO DEL NIÑO DIOS EN EL TEMPLO:

María y José están tristes porque han perdido a su hijo. Ellos no comprenden la profunda radicalidad de Jesús ante las exigencias del Reino, con su actitud cuestiona los lazos más íntimos del afecto humano.

En las primeras décadas del siglo XX, un paúl español dejó su patria y vino a Colombia, dedicándose a las misiones populares, implantando el reino de Cristo en el corazón de los pobres, de la mano de María con la Medalla Milagrosa. Era el P. Nicanor Cid. Nunca volvió a su patria ni a su casa, ni siquiera cuando su padre ya viudo se ordenó sacerdote. Una vida plena en los asuntos de Dios, hasta morir agotado y con lepra en Agua de Dios, el 1 de marzo de 1952.

MISTERIOS LUMINOSOS

1. BAUTISMO DE JESÚS EN EL JORDÁN:

El Espíritu Santo le confiere a Jesús la dignidad de Hijo, y lo enviste para la misión de la salvación de la humanidad. Es el Hijo predilecto, en quien el Padre tiene sus complacencias.

Desde su bautismo en Montgesty, San Juan Gabriel Perboyre, empezó su cristificación
hasta llegar el 11 de septiembre de 1840 a la cima del calvario. Sus manos habían sido las manos de Jesús, sus pies los pies de Jesús, sus palabras las palabras de Jesús, en fin todo su ser fue un revestirse de Cristo evangelizador de los pobres…El, nos ha dejado una hermosa oración, que rezaba después de la Eucaristía, donde está la gracia que pedía insistentemente al Señor. Con razón lo podemos llamar sin ningún temor, Alter Chistus, Otro Cristo…

2. LA REVELACIÓN DE JESÚS EN LAS BODAS DE CANA:

Es la Virgen de la fiesta, la Virgen de las bodas, que con su intervención maternal, cuidadosa y detallista, mueve a la fe en su Hijo a los discípulos, que inician el camino del discipulado.

San Vicente, el joven cura de Chatillon les Dombes, empieza en 1617, una obra gigantesca que él nunca llegó a imaginarse: las Caridades, las AIC, que hoy son en la Iglesia el grupo apostólico laical más antiguo en favor de los pobres. ¿Y cómo poner en tela de juicio la intervención de la Virgen en esta gracia fundante?. No vamos a imaginarlo, él mismo lo afirma con su puño y letra: “Al invocar a la madre de Dios y tomarla por patrona en las cosas de importancia, todo tiene que salir bien y redundar en la gloria de Jesús su Hijo”. SVP. XIV, 126

3. EL ANUNCIO DEL REINO DE DIOS Y LA INVITACIÓN A LA CONVERSIÓN:

San Marcos comienza su evangelio en 1, 15, anunciando la llegada de Jesús y con Él, la irrupción del Reino de Dios, y la invitación al cambio de vida. Se inicia así el gran misterio de la misericordia del Señor.

El Señor llamó a los misioneros de la Congregación de la Misión, para evangelizar a los pobres, y ésta convocatoria la realizó en la confesión del campesino de Gannes, y se hizo más clara en Folleville. Allí, en el sacramento de la Penitencia, unos y otros nos encontramos con el Señor, para ser perdonados y, para transmitir esta misericordia a los hermanos.

4. LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS EN EL TABOR:

La transfiguración, es el anuncio de la luz anticipada que un día Jesús realizará, luego de la pasión y muerte, llegando a la gloria de resurrección. El camino del discípulo, no puede ser distinto del camino maestro. El camino de la cruz, de la lucha y el sufrimiento de Jesús es nuestro mismo camino.

El aliento que San Vicente daba a su primer compañero, el P. Antonio Portail el 1 de mayo de 1635, es también para nosotros el mismo aliciente para seguir en pos de Jesús: «Acuérdese, Padre, de que vivimos en Jesucristo por la muerte en Jesucristo, y que hemos de morir en Jesucristo por la vida de Jesucristo, y que nuestra vida tiene que estar oculta en Jesucristo y llena de Jesucristo, y que, para morir como Jesucristo, hay que vivir como Jesucristo» (I, 320).

5. LA INSTITUCIÓN DE LA EUCARISTÍA:

San Juan Pablo II en carta Apostólica sobre el rosario, afirma: “En la Eucaristía, Cristo se hace alimento con su Cuerpo y su Sangre bajo las especies del pan y del vino, dando testimonio de su amor por la humanidad «hasta el extremo» (Jn 13,1) y por cuya salvación se ofrecerá en sacrificio”. RVM, 21

La Bula de Aprobación de la C.M. el 12 de enero de 1632 afirma:”…Los sacerdotes celebrarán todos los días la santa misa…” y el fundador pide a las Hijas de la Caridad:” Id todos los días a la santa Misa, pero id con una gran devoción, y estad en la iglesia con gran modestia, siendo ejemplo de virtud para todos los que os vean”. SVP IX, 24s. Y en otro texto afirma:” El santo sacrificio de la misa es la obra más excelente que hay en el cristianismo. SVP.IX, 489.

De la mano de María, vamos al encuentro del Señor Eucarístico, que continuamente se inmola y de nos da en comida en el altar, y que oculto en el sagrario nos espera a cada momento.

MISTERIOS DOLOROSOS

1. LA ORACIÓN EN GETSEMANI:

Jesús el Señor, tiene la claridad de que a la humanidad sólo la puede salvar por la pasión, el dolor y la muerte y muerte de Cruz. Pero como humano, siente la debilidad de la carne y es tentado para echar atrás, pero vence los obstáculos afirmando: “Padre, no se haga mi voluntad sino la tuya”.

Cómo no ver aquí el ejemplo luminoso de Monseñor FRANCOIS XAVIER SCHRAVEN, CM y sus 6 cohermanos que murieron quemados vivos en la China en 1937, por defender la integridad de muchas niñas y jóvenes que querían ser atacadas por los soldados japoneses. Es probable, que en los momentos de zozobra, hubieran querido huir de esta realidad, pero bien sabían que su misión consistía en estar como vigías hasta dar la vida por los hermanos, no dejando las ovejas a merced del lobo.

2. LA FLAGELACIÓN:

Al sufrimiento del espíritu, tristeza, angustia y soledad de Getsemaní, siguió el dolor corporal y físico de la flagelación, con toda clase de vejaciones y desprecios. Jesús acabó convertido en deshecho humano, varón de dolores, como había escrito el profeta Isaías 53,3.

Oremos por nuestros hermanos y hermanas, que en medio de sus trabajos misioneros,
son azotados por murmuraciones, calumnias, soledad y desprecios, para comprendan que como discípulos del Maestro, han de correr la misma suerte que El, y que estas pruebas son medios para crecer en la senda de la santidad.

3. LA CORONACIÓN DE ESPINAS:

En la coronación, Cristo es el siervo sufriente del que habla Isaías, y a la vez se vislumbra en medio de tanta miseria, el “Jesús, coronado de gloria y honor a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios probara la muerte por todos”. Hebreos 2,9

“No te acobardes ante los sufrimientos que te esperan. Es verdad que el diablo va a poner a prueba a algunos de vosotros metiéndolos en la cárcel; pero vuestra angustia durará poco tiempo. Tú, permanece fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de vida”. AP. 2,10

Que los Misioneros Vicentinos, las Hijas de la Caridad y los laicos de nuestra familia, trabajemos no por las glorias y coonas humanas de la fama, el prestigio, los honores y los puestos, sino por alcanzar la corona que no se marchita.

4. EL CAMINO DE LA CRUZ:

Si alguien quiere ser mi discípulo, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz cada día y me siga. Lc.9, 23 en la revolución francesa, el 1 de febrero de 1794, iban hacia el cadalso las hoy conocidas Hijas de la Caridad, beatas mártires de Angers, Sor María Ana Vaillot y Sor Odila Baumgarten. Sor María Ana, anima así a su hermana Sor Odila, quien está a punto de claudicar, diciéndole: “tendremos la dicha de ver a dios y de poseerlo por toda la eternidad…, y seremos poseídas por él, sin temor de ser separadas de él”. el día de su beatificación san Juan Pablo II, hablando de ellas afirmó: “sí, las palabras del apóstol Pablo se cumplen aquí plenamente: “somos los grandes vencedores, gracias a aquel que nos ha amado”.

La Madre Dolorosa, quien acompañó a su Hijo en la vía dolorosa, sostenga a nuestras vocaciones que inician el seguimiento del Señor, y ante las primeras dificultades quieren volver al arado dejado atrás, anime a nuestros misioneros y hermanas cansados por las luchas misioneras, y levante a quienes en sus infidelidades no anhelan trabajar en su propia conversión.


5. LA CRUCIFICIÓN Y MUERTE DEL SEÑOR:

“Y Jesús, clamando a gran voz, dijo: padre, EN TUS MANOS ENCOMIENDO MI ESPIRITU. y habiendo dicho esto, expiró. Lucas 23:46

“Urgen al cristiano la necesidad y el deber de luchar, con muchas tribulaciones, contra el demonio, e incluso de padecer la muerte. Pero, asociado al misterio pascual, configurado con la muerte de Cristo, llegará, corroborado por la esperanza, a la resurrección”. L.G. 22

El Beato Marco Antonio Durando afirma que “en el calvario es donde se han formado los Santos”. Oremos, para que nuestros hermanos y hermanas, que forjaron su vida en el calvario, y que gastaron sus vidas en el servicio del Señor y de los pobres, y que ahora terminan su peregrinación terrena, de la mano de María, “reciban la corona inmarcesible de la gloria”.

MISTERIOS GLORIOSOS

1. LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR:

El rostro de Jesús, no puede limitarse al crucificado del Viernes Santo. Él es el Señor resucitado, el Dios de la vida que ha vencido el pecado y la muerte. Su resurrección es garantía de nuestra propia resurrección.

Con la resurrección de Cristo empezó para la humanidad redimida una nueva historia, que Él haga de nosotros apóstoles alegres, que trabajemos para que “surja una nueva primavera de vida cristiana”, y la Iglesia se rejuvenezca en donde ha perdido su vitalidad.

2. LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR A LOS CIELOS:

Jesús termina su peregrinación terrena, es coronado de gloria constituyéndose como Señor del mundo, luego de haber realizado la obra redentora que el Padre le ha confiado. Deja la tierra, y confía a sus apóstoles la predicación de llevar el Evangelio a todas las gentes, hasta los rincones más alejados del mundo.

San Vicente de Paúl, recibió la misión de Jesús de continuar su misión sobre la tierra. A nosotros como F.V. nos corresponde prolongar y completar la obra de la salvación, entre aquellos que son marginados en el mundo y en la Iglesia.

3. LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO:

Allí en el Cenáculo, María aglutina a los apóstoles quienes en medio de sus temores, continúan reunidos esperando el querer de Dios. El Espíritu Santo quema los temores de estos hombres pusilánimes, quienes con María sin temor alguno, salen a anunciar al Resucitado y a edificar su Iglesia.

“Las almas verdaderamente pobres y deseosas de servir a Dios, deben tener gran confianza de que al venir a ellos el Espíritu Santo y no encontrar resistencia alguna, las dispondrá convenientemente para cumplir la santísima voluntad de Dios, que debe ser su único deseo y voluntad”. Santa Luisa de Marillac

La Fundadora y las Hijas de la Caridad, siempre han tenido una cálida veneración al Espíritu Santo, que siempre ha guiado, iluminado, sostenido y purificado a la Compañía, en su casi cuatricentenaria historia, y la seguirá orientando hasta el final de los tiempos.

4. LA ASUNCIÓN DE MARÍA AL CIELO:

“A esta gloria, que con la Ascensión pone a Cristo a la derecha del Padre, sería elevada ella misma con la Asunción, anticipando así, por especialísimo privilegio, el destino reservado a todos los justos con la resurrección de la carne”. RVM, 23

El anhelo de todo cristiano ha de ser el ser llevado al cielo, con María y por María, luego de haber peregrinado en este valle de lágrimas.

El 27 de julio de 1661, el mismo año de su elección como Superior General y primer sucesor de San Vicente de Paúl, el Padre Renato Almerás (1661-1672) publicó una circular con el Acto de Consagración de la Congregación de la Misión a la Virgen. Consagración que se hacía cada año el 15 de agosto, que luego en el siglo XIX se hizo a partir del 8 de diciembre. María siempre ha bendecido a la c.m. y a las Hijas de la Caridad, nunca se ha olvidado que “es nuestra madre y que nos ama como a hijos”(Santa Catalina Labouré).

5. LA CORONACIÓN DE MARÍA:

“Al fin, coronada de gloria -como aparece en el último misterio glorioso-, María resplandece como Reina de los ángeles y los santos, anticipación y culmen de la condición escatológica de la Iglesia”. RVM, 23

Las figuras de santidad, empezando por los Fundadores, que la Iglesia ha reconocido oficialmente, como los santos de “la puerta de al lado” como lo dice el Papa Francisco, en la exhortación apostólica sobre la santidad en el numeral 7, han llegado a la gloria con la Medalla Milagrosa en el cuello, la medalla de la Madre que siempre les indicó el camino del cielo, y que ellos escuchando su voz fueron fieles al Evangelio de su
Hijo Jesús.

LETANÍAS DE LA FAMILIA VICENTINA

Virgen Milagrosa, Reina y Madre de la F. V.
Todos los que siguieron el Evangelio,
San Vicente de Paúl,
Santa Luisa de Marillac,
Santa Isabel Ana Seton,
Santa Juana Antida Thouret,
San Francisco Regis Clet,
San Juan Gabriel Perboyre,
San Justino de Jacobis,
Santa Catalina Labouré,

Bienaventurado Luis José François,
Bienaventurado Juan Enrique Gruyer,
Bienaventurado Juan Carlos Caron,
Bienaventurado Nicolás Colin,
Bienaventurado Pedro Renato Rogue,
Bienaventurada María Ana Vaillot,
Bienaventurada Otilia Baumgarten,
Bienaventurada María Magdalena Fontaine,
Bienaventurada María Francisca Lanel,
Bienaventurada Teresa Magdalena Fantou,
Bienaventurada Juana Gerard,
Bienaventurada Margarita Rutan,
Bienaventurado Ghebra Miguel,
Bienaventurado Federico Ozanam,
Bienaventurada Rosalía Rendu,
Bienaventurado Marco Antonio Durando,
Bienaventurada Marta Wiecka,
Bienaventurada Josefina Nicoli,
Bienaventurados Fortunato Velasco y 53 compañeros mártires,
Bienaventuradas Josefa Martínez, y 28 compañeras mártires,
Bienaventurada Dolores Broseta,
Bienaventurada Lindalva Justo de Oliveira,

Venerable Salvador Micalizzi,
Venerable Juan Francisco Gnidovec,
Venerable Antonio Ferreira Vicoso,
Venerable Justa Domínguez de Vidaurreta.

Todos los hermanos y hermanas santificados de la Familia Vicentina.

Oración final

Dios Todopoderoso, tu bondad hacia nuestra Familia espiritual se manifiesta en la santidad de vida, de aquellos y aquellas que nos han precedido. Haznos, dignos de encontrarnos un día entre ellos, por haber hecho de nuestras vidas un servicio lleno de amor hacia los pobres, tus preferidos. Te pedimos esta gracia, en unión de todos nuestros hermanos y hermanas y de nuestro hermano mayor, Jesucristo, Nuestro Señor, Amen.

Medellín, 27 de septiembre de 2018

Posted in Noticias

Tags: Santos, San Vicente de Paúl,, Virgen María,, Padre Marlio Nasayó,, Santo Rosario

 Imprimir  Correo electrónico

También te puede interesar...

ENCUENTRENOS EN:

Siguenos en las siguientes redes sociales, tambien puedes escribirnos tus inquietudes y nos pondremos en contacto lo antes posible.