YT Peak - шаблон joomla Joomla

Entrevista al Nuevo Padre General

El nuevo Superior General de la Congregación de la Misión, P. Tomaz Mavric, ha concedido una entrevista al P. Luis Chávez para Radio Vicentina y www.vicentinos.cl:SUPERIOR GENERAL

Estimados auditores estamos en Chicago, Estados Unidos, donde se desarrolla la Asamblea General de la Congregación de la Misión, la 42° asamblea general.

Estamos con el Padre Tomaz Mavric, nuevo Superior General de la Congregación de la Misión y de la Compañía de las Hijas de la Caridad. Queremos felicitarle y agradecerle por haber aceptado gustoso esta entrevista para Radio Vicentina online, creada y dirigida por el Padre Carlos de la Rivera, anterior Visitador de la Provincia de Chile.

Esta entrevista es también para la página web de la Congregación de la Misión en Chile y para toda la Familia Vicentina, que la espera con ansias.

En primer lugar, quiero mandar un cordial saludo a todos los cohermanos de la Congregación de la Misión, a las Hijas de la caridad, a toda la Familia Vicentina de Chile y de otros países… de todo el mundo. Es una gran alegría la que quiero expresar -en primer lugar- la que siento, por tantas cartas que están llegando, donde los cohermanos, las hijas de la caridad, otros miembros de la familia vicentina prometen la oración y eso da una base tremenda, una base segura, que me ayuda y me da confianza de que juntos podemos hacer algo lindo para Dios, para los pobres.

Cómo me siento después de la elección?… yo diría que estoy todavía como un poco en las nubes… y eso está todavía presente en mí… pero hablando de las nubes uno también puede pensar en el Espíritu que se siente, el Espíritu de Dios, el Espíritu de Jesús, el Espíritu Santo que se siente que está en medio de nosotros, que nos está acompañando, que la Providencia nos va guiando a toda la Asamblea General y también la atmósfera tan fraterna, tan hermosa que siento entre nosotros… es una apoyo más que puedo en este momento mencionar para el camino que nos va a ir mostrando la Providencia.

Y Cuando salió Ud. de su Provincia rumbo a la Asamblea ¿se imaginó que esto se le pude venir encima?
Uno nunca sabe de antemano como es que el Espíritu nos va a guiar. Pero es así… por aquí y por allá había unas palabras, pero uno no puede decir que sabe, ni estar completamente seguro. Es así que lo mejor es estar abierto al Espíritu. Lo que esperaba antes de llegar a la asamblea era que nos guiara el Espíritu y que lo que la providencia nos fuese mostrando, lo supiésemos aceptar.

Padre, esta entrevista, entre estas cosas, tiene por finalidad conocerlo mejor, Ud. podría contarnos algo de su historia personal, en lo familiar, en lo vocacional y lo que ha sido su vida misionera.

Sí. Yo nací en la Argentina, en Buenos Aires. Mis padres vinieron de Eslovenia, huyendo del comunismo en 1945, con sus familias y estuvieron, en un principio, tres años en un campo de refugiados en Austria y a la Argentina llegaron en 1948. Ahí se conocieron, se casaron. En nuestra familia somos tres hermanos y dos hermanas. Mi padre murió en 1989, pero mi mamá vive aún, en el sur de la Argentina, en la ciudad de San Carlos de Bariloche, donde también los vicentinos tenemos una parroquia, la Parroquia de la Medalla Milagrosa.
Hice los últimos años de la primaria y los de secundaria en el Colegio María Reina, en la Provincia de Buenos aires, es un colegio fundado por nuestros cohermanos que vivieron de Eslovenia. Al lado del colegio había un internado, un colegio misional y yo pasé ahí algunos años… íbamos a casa después cada dos semanas más o menos, o bien estábamos todo el tiempo ahí.
Así, después de la secundaria pedí unirme a la Congregación de la Misión y entré a la Provincia, que en ese momento se llamaba la Provincia de Yugoslavia, de la que eran parte los cohermanos de Eslovenia, Croacia y Macedonia.


Hice el Seminario Interno en Belgrado, Serbia y en 1977 comencé la filosofía en Liubliana, la capital de Eslovenia, donde también hice la teología. Fui ordenado en 1983. Después mis superiores me mandaron a Canadá donde los vicentinos tenemos parroquias y estuve en Toronto 10 años y luego estuve 3 años en Eslovenia y después yo pedí en ese momento al Superior General el Padre Robert Maloney que aceptara para ir a las misiones internacionales y así justo en ese momento estaban contemplando abrir una misión internacional en Rusia en los Urales y así el Padre Robert Maloney me designó junto a un cohermano polaco a esa misión… eso fue en el año 1997 , ahí estuve 4 años en la ciudad de Niutalagil en los Urales. Durante esos años, en 2001, se fundó la viceprovincia de los Santos Cirilo y Metodio, la que incluye tres países: Bielorusia, Ucrania y Rusia. Mi Visitador me mandó a un curso de formación a Irlanda, estuve ahí en Dublín un año y después estuve un año acompañando a nuestros seminaristas en Eslovaquia .En 2004 me mandaron a la casa central, que entre nosotros se llama la “Casa Don de Dios”… ésta fue una idea de nuestro primer Visitador… que no se llame casa provincial o casa central, sino Don de Dios… en esa casa me quedé hasta hoy. Estuve en un principio en la formación, en el Seminario Interno y después fui elegido en 2009 como Vice Visitador de la Viceprovincia.

¿Qué sueños tiene o que anhela Ud. para la Congregación de la Misión? ¿se ha hecho ya alguna idea de cuáles serían los énfasis que Ud. quisiera resaltar en su gestión?


Una reflexión que compartí hace algunos días, tomada de un cohermano de la Provincia de Italia, que empezó a desarrollar la idea de Vicente como Místico de la Caridad. En los años recientes otro cohermano, Hugh O´Donnell, de Estados Unidos, siguió profundizando esa idea …Vicente como Místico de la Caridad… Creo que es una maravillosa oportunidad para nosotros como vicentinos, como Familia Vicentina, profundizar esta idea. El teólogo Karl Rahner, al final del siglo XX , escribió estas palabras que suenan proféticas,: “el cristiano en el siglo XXI va a ser místico o no lo va hacer”. Yo veo esto como una hermosa invitación para nosotros también de pensar en nuestro Fundador en su carisma, en su espiritualidad y profundizar justamente esta frase , esta idea: Vicente de Paúl, Místico de la Caridad y cómo nosotros podemos también serlo en nuestras propias vidas.

Cada Superior General tiene su estilo propio. Algunos se han destacado por su enseñanzas y prácticas espirituales, otros por sus cualidades administrativas y organizativas, otros como el padre que le antecede por su ímpetu misionero y sencillez, cuál cree que Ud. que va a ser su impronta en el servicio al cual ha sido llamado?

Ud. me preguntó anteriormente si tengo algún plan, si tenía algunas ideas concretas para estos seis años… es lo mismo que se podría decir ante esta pregunta acerca del estilo que voy a seguir… Quiero seguir a la providencia… que Jesús nos vaya guiando y estar abiertos a la Providencia. Pienso que eso va a ser el mejor plan: darle la prioridad a Dios, a Jesús… que vayamos descubriendo juntos la misión que nos quiere confiar de hoy en más. Una cosa que quiero compartir, entre nosotros, cohermanos, y en las diferentes ramas de la Familia Vicentina, de las Hijas de la Caridad, de otras religiosas y religiosos, de laicos… ¡hay tantos dones, tantos talentos!… Mirando sólo lo que estoy experimentando en la Asamblea, ¡cuántos dones!… es un potencial tremendo para hacer y desarrollar el Reino de Dios, para este mundo en que vivimos para los pobres, a los que estamos llamados a servir… es la colaboración… hace poco terminamos el año de la colaboración en la Familia Vicentina… es un año que terminó oficialmente, pero tenemos que seguir este camino más y más… en eso veo como nuestro futuro.

¿Hay algo que le quitaría a la Congregación o que le añadiría a la Congregación?

En este momento es difícil hablar concretamente de qué añadir o de qué sacar algo. Yo pienso que Jesús, que su Espíritu, la intercesión de la Virgen de la Medalla Milagrosa, de San Vicente, nos van a guiar, nos van a mostrar concretamente y nos van a dar algunas señales acerca de qué hay que mejorar y qué no corresponde a nuestro carisma, o qué deberíamos agregar. Pienso que tenemos que mirar con mucha esperanza al futuro, justamente porque dándonos a la gracia de la providencia, pienso que no nos vamos a equivocar.


En este último tiempo se habla mucho de la reconfiguración, ¿cuál cree Ud. que es modelo que mejor se ajusta dentro del modelo de reconfiguración: si la fusión de provincias o la colaboración?

Seguramente si la reconfiguración la entendemos sólo como fusión de provincias eso no es suficiente, eso, al final del día no resulta en nada positivo, porque jla idea es colaborar. Si se hace algunos cambios en la provincia como tal y entre las provincias como tales es para el bien espiritual, en primer lugar, es para el bien de las personas que estamos llamados a servir, para los pobres. Ese tiene que ser nuestro fin, cómo servirlos mejor. Es por esta razón que en la Congregación – y no sólo en la nuestra- sino que este proceso se da también en otras congregaciones… Es porque en algunos lugares del mundo hay menos vocaciones, hay menos cohermanos o están disminuyendo, que se está tomando estas decisiones… pero la colaboración es la base para servir mejor.

¿Que le diría Ud. a nuestras hermanas, las Hijas de la Caridad?, como Ud. es Superior General de ellas también… por mi experiencia… mi vocación se las debo a ellas. ¿Qué mensaje les daría?

Les agradezco de todo corazón por sus oraciones, cuantas casas y provincias ya mandaron sus felicitaciones donde en primer lugar está la oración, la promesa de oración y esa oración regular y diaria. Por eso a todas las Hijas de la Caridad va un gran saludo, un cariñoso saludo, un abrazo a cada hermana… y como dijo Ud. su vocación se la debe también a las Hijas de la Caridad y eso es también una señal concreta de colaboración, de que nos ayudamos los unos a otros. Todos estamos alegres si estamos desarrollando más y más la colaboración y Dios nos da a través de nuestros hermanos y hermanas, sin lugar a dudas. El tremendo trabajo que las Hijas de la Caridad están haciendo y han hecho por tantos años, por tantas décadas y siglos, desde la fundación de nuestro carisma, del que el año que viene vamos a celebrar 400 años. Les deseo a ustedes, como a nuestros cohermanos y a todos los miembros de la Familia Vicentina, que sigamos dando ejemplo de servicio y con mucha esperanza y así Dios nos va a dar vocaciones, para que no sigamos disminuyendo, sino al revés creciendo y desarrollándonos. Si Dios quiere, pronto nos veremos… En unas semanas o meses, probablemente ya comenzaré con visitas y con mucha alegría también espero encontrarme con ustedes.

El próximo año celebramos 400 años del carisma vicentino. ¿Cuál cree Ud. que sea el signo más elocuente que debemos dar como Familia Vicentina al mundo de hoy?

Nuestra espiritualidad está centrada en Cristo, y la Encarnación, la Trinidad, la Eucaristía, el amor a la Virgen María…son los fundamentos de nuestra espiritualidad… Profundizar en nosotros la espiritualidad a la que fuimos llamados a vivir… eso nos va a llevar a los pobres, más y más. Profundizar nuestra espiritualidad nos va a acercar más y más a los pobres. Vamos a encontrar más y más las respuestas que hoy el mundo necesita, especialmente los pobres. Es lo que veo como signo de nuestros tiempos, y nuevamente, la Providencia nos va a ir marcando las necesidades y pienso que también para las personas que nos rodean, a las que vamos a ir encontrando durante el año que viene, cuando vamos a festejar los 400 años… las personas que están con duda, que están alejadas de Dios, van a poder ver, por medio de nuestro vivir y de nuestro actuar que sí, que es algo que sale de Dios y también ellos van a ser atraídos a este camino y así se va agrandando el círculo más y más. Podemos ir incluyendo más gente en nuestro círculo, para que la familia se vaya agrandando y más bien, con la gracia de Dios, vamos a hacer.

Padre, en estos tiempos en que la tecnología ha abierto muchos campos, sobre en toda la comunicación, las redes sociales hay muchos jóvenes que visitan las redes sociales y han tenido la oportunidad de conocer a la Familia Vicentina a través de ella. En Chile se formó recientemente, motivado por un seminarista, una red juvenil de servicio que abarca a jóvenes de todo Chile y ellos comparten ese anhelo de también dar un servicio y ese servicio se ha hecho efectivo en las catástrofes naturales que hemos tenido y que han sido muchas en los últimos años. Como decía Ud. estos tiempos van a ser de místicos y yo percibo en esos jóvenes ese sentido místico del cristiano. Me gustaría que Ud. envíe unas palabras de ánimo a todos esos jóvenes que están dispuestos a involucrarse en el servicio.

Estoy tan contento de escuchar esto, de que los jóvenes, ustedes jóvenes, están viviendo con un corazón tan abierto, que están usando las redes sociales, las diferentes formas de comunicación para el bien. Veo una gran posibilidad y pienso que más y más tenemos que ir también desarrollando este campo de los medios. Los medios están, las herramientas están aquí, los podemos usar para el mal o los podamos usar para el bien. Los medios como tal no son malos, son medios. Depende de nosotros y veo un gran potencial: más gente va a ver y escuchar ejemplos como ustedes, queridos jóvenes… lo que están haciendo, el servicio que están prestando, su corazón abierto a la ayuda que hacen a los pobres, en diferentes campos y de diferentes formas, y es de esperar que otros van a estar y a otros se les van a abrir los corazones y se van a decidir… yo también puedo hacer algo así… claro que yo también podría ayudar de esta forma o se le van a agregar nuevas ideas…

De todo corazón les digo, sigan para adelante, traten de invitar a otros que los sigan, que se avecinen y que su servicio sea fundado en Jesús, en nuestro Dios, en nuestro hermano, que nos da un fundamento sólido, el más sólido de todos, porque van a venir momentos difíciles … cuando uno ve que las cosas no van como uno deseó o planeó o hay tantas necesidades, que uno empieza a perder la esperanza, es justamente el acompañamiento de Jesús, es ir siempre con la mente con el corazón abierto, sabiendo que Jesús está con nosotros y es Él quien nos está abriendo las puertas y es la Madre, la Virgen, que nos está acompañando y ellos nos llevan a los pobres, no vamos nunca solos… Y Dios quiera que entre ustedes, entre los jóvenes, estoy seguro, que entre ustedes también Jesús llama a seguirlo, como sacerdote o misionero o hermana en la vida religiosa. Ustedes mismos van a sentirlo. Si su corazón empieza a palpitar en esa dirección, ábranle los corazones y díganle sí con mucha humildad, pero con mucha confianza, porque es él que quien está llamando.

Muy bien, muchas gracias Padre por haber accedido a esta entrevista, hay mucha gente que espera este entrevista, porque saben que la íbamos a realizar. Así que muchas gracias, que el Señor le bendiga y le acompañe en este ministerio que está comenzando.


Yo también quiero agradecer de todo corazón a Ud., al director de la Radio, y pido a todos oración, recen por mí, recen por nuestro Consejo General, recen por nuestra Asamblea, que todavía está en camino; recen por toda la Familia Vicentina por todo el mundo y con mucha confianza que juntos podamos hacer algo lindo para Dios y para los pobres.
Muchas gracias.

Posted in Noticias

Tags: General,

 Imprimir  Correo electrónico

ENCUENTRENOS EN:

Siguenos en las siguientes redes sociales, tambien puedes escribirnos tus inquietudes y nos pondremos en contacto lo antes posible.